DÍA ESCOLAR DE LA NO VIOLENCIA Y LA PAZ

“La paz os dejo, mi paz os doy; Yo no os la doy como el mundo la da” (Juan 14:27). Esta afirmación de Jesús está expresando que Él nos legó su paz. Jesús nos dejó su paz. Esto significa que vivir en estado de confusión, preocupación, ansiedad, temor y frustración es anormal para un creyente. Dios no desea que vivamos de esa manera. La Biblia nos muestra cómo recibir y vivir la paz que Jesús dejó para nosotros.

MISIONEROS DEL SAGRADO CORAZÓN

Trabajar por los desfavorecidos, y el estar junto al otro, forma parte de la esencia de nuestro centro, siguiendo el ejemplo de vida de Jesús de Nazaret.

“Porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; estaba de paso y me alojasteis; desnudo y me vesisteis; enfermo y me visitasteis; preso, y me vinisteis a ver… Os aseguro que cada vez que los hicisteis con el más pequeño de los hermanos, conmigo lo hicisteis” Mt. 25, 35-40

Compartir es vivir y amar es dar