5. Queremos confirmarnos

Habéis sido invitados a recibir un nuevo sacramento, LA CONFIRMACIÓN.

Es un momento importante en vuestra vida de cristianos. No conviene hacerlo a la ligera; es necesario dedicar un tiempo a reflexionar sobre qué significa confirmarse y que exige de nosotros. La confirmación no es un rito que hay que cumplir; Jesús, por la confirmación, nos invita a dar un paso en nuestra fe y en nuestra amistad con Él. La Confirmación ha de tomarse en serio.

CONFIRMARSE ¿PARA QUÉ?

Son muchos los que piden ser confirmados, pero no todos lo hacen por los mismos motivos ni con las mismas actitudes. Es importante descubrir por qué razones quieres confirmarte.

Nos dividimos en grupos de tres. Revisamos los motivos que aparecen en la tabla. Añadimos otros que podamos conocer. Señalamos cuales son más frecuentes en nuestro ambiente. Marcamos luego los que consideramos adecuados y cuáles inadecuados

Motivos

Según lo aportado por todos señalamos

LOS CUATRO MOTIVOS MÁS VÁLIDOS:

 

cuatro

DOS POSTURAS ANTE LA CONFIRMACIÓN

Confirmarse, para mi, es una decisión importante que compromete para toda la vida. como todo lo importante en la vida, debe prepararse durante algún tiempo. Además, me hace ilusión formar equipo con unos compañeros, hablar sobre nuestros problemas e intentar juntos conocer más a Jesús y su mensaje, pues el día de la confirmación vamos a comprometernos a seguirlo durante nuestra vida.
Yo no considero que sea necesaria la preparación para confirmarse; ya sé de sobra lo que significa ser cristiano, conozco quién era Jesús y lo que hizo. Me es suficiente y no necesito más; cuanto antes me confirme, mejor; quedo libre.

Escoge los calificativos que corresponden a cada una de estas posturas:

Cómoda, superficial, evasiva, orgullosa, autosuficiente, responsable, consciente, comprometida, infantil, adulta, responsable, sensata, egoísta.

Dividimos el grupo en dos. Un subgrupo lee la primera postura y otro la otra. Se dialoga durante unos minutos aportando razones concretas que avalen esta postura. Un representante por grupo entablan un pequeño debate defendiendo con razones cada postura.

DINÁMICA: LA PELOTA DE PAPEL

  • ¿Qué es lo que más aprecias en la vida?
  • ¿Cuáles son mis preocupaciones principales?
  • ¿De qué temas me gusta hablar?
  • ¿De qué cosas guardo silencio?
  • ¿En qué soy habilidoso?
  • ¿Ante quién o ante qué me arrodillo?
  • ¿Qué es lo más importante que has hecho este año?
  • Dos cosas que sé hacer
  • ¿Hacia dónde crees que vas?
  • Y Dios, ¿qué pinta en tu vida?
  • ¿Quién o quiénes se apoya sobre mis hombros?
  • ¿En quién me apoyo?

El catequista prepara las preguntas en papelitos que dispone en forma de bolitas en una bolsa opaca. Cada chico/-a va sacando una bolita y responde a la pregunta que le ha correspondido (dejamos unos momentos para que lo piensen….ponemos una música….hay que advertir a los chicos/-as que cada uno tiene “su” pregunta, no es el momento de compartir con los demás….todavía). Pasados unos minutos se realiza la puesta en común.

 

LA CONFIRMACIÓN, UNA LLAMADA DE JESÚS.

Se leen los textos bíblicos.

Confirmarse quiere decir…. (seis frases señaladas en el tema)